Ladrones de sueños

sueños

Ladrones de sueños 

Un minuto de silencio por todos aquellos sueños que murieron antes de nacer.


No puedo evitar pensar en los niños y sus miles de sueños, ser un astronauta y viajar al universo, ser bailarina profesional, ser futbolista, ser una gran diseñadora de modas, salvar a muchos perritos de la calle, ser presidente de la nación, etc. 

 Pienso en todas las veces en las que un niño menciona alguna de estas cosas y al escucharlas pensamos “está bien que siga soñando, es solo un niño”. Es difícil que algún adulto de primera instancia diga y sobre todo, crea realmente que ese niño llegará a ser un gran inventor o que esa niña será campeona olímpica en gimnasia. 


 Me pregunto ¿en dónde está la diferencia entre aquellas personas que lo lograron y las que no? ¿De qué depende? No sé si tenga que ver con el ambiente en el que crecieron, una familia o un tutor que siempre los apoyó, los motivó y creyó en ellos; o quizá sólo depende de ellos mismos, de la vida, de las oportunidades, de las decisiones, no lo sé. 


Yo era una niña soñadora y aunque mis sueños nunca tuvieron que ver con qué o quién quería ser de grande, soñaba mucho con la idea del amor y el príncipe azul, sí me declaro víctima de las películas de Disney. 

 Walt Disney, o mejor conocido como el creador de sueños. Un joven que siempre quiso ser dibujante, ilustrador y creador de películas animadas, alguien que era innovador y amante de los riesgos, pero también con un público difícil de satisfacer al cual, poco le gustaban las novedades y los experimentos. 

En la película Fantasía los dibujantes combinaron los movimientos de los personajes con la música, mientras que para unos fue un éxito rotundo, para otros fue considerada un insulto a la música clásica. Y así película tras película, personaje tras personaje, cortometraje tras cortometraje, lo criticaron, perdió dinero, se endeudó, pero ¿por qué continuó? ¿Por qué no se rindió y dejó de intentarlo después de unos 3 o 4 fracasos? ¿Por qué no regresó a vender periódicos como lo hacía antes? Pero sobre todo ¿por qué y cómo es que lo logró? Ponte a pensar en el imperio que es Disney ahorita y lo vigente y fuerte que sigue aún después de ¡97 años! 

También me pongo a pensar en las personas que trabajaban con él (5 cuando mucho), personas que siguieron creyendo y trabajando por un sueño y una visión, largas horas y muchas veces sin remuneración económica, soñadores al fin. Creo que las cosas no han cambiado mucho para los que soñamos hoy en día, la crítica, la falta de confianza, la burla, las limitaciones económicas, es sólo algo que he estado pensando, sintiendo, viendo y viviendo en estos últimos días. 


Te he platicado en temas anteriores que actualmente trabajo en una clínica, una que fundamos mi hermana y yo. Ya casi cumple 5 años y aunque siempre pienso que le falta mucho por mejorar, bien que mal sigue en pie. Tardaría mucho contándote la cantidad de problemas y obstáculos que tuvimos en nuestros inicios y las complicaciones que hasta hoy en día siguen surgiendo, pero quiero decirte algunas de las palabras que recibí al iniciar: está muy descuidado el lugar que elegiste, ¿por qué inviertes tanto dinero en algo que no es tuyo? ¿Sí te va bien, sí tienes gente? ¿Por qué no mejor te buscas un trabajo fijo? ¿Por qué no te cambias a otro lado, por qué no pones promociones, por qué mejor no trabajas en línea? ¿No piensas estudiar una maestría o alguna especialidad? 


Hoy, 5 años después y 5 meses atrás decidí comenzar con este proyecto Corazón de Diamante, el cual Dios puso en mi corazón. (Más adelante te contaré la historia y las razones de cómo y porqué surgió). Por el momento tenemos este blog, y ahora también ya tenemos Podcast, empezamos siendo 80 mujeres y ahora ya somos 225 en redes sociales, honestamente aún no sé qué haya más adelante para nosotras pero yo creo en esto y me estoy esforzando por aprender,  capacitarme, ser constante y comprometida. 

Quiero compartirte estos comentarios y/o pensamientos: ¿por qué escribes?  Tú no eres escritora, eres nutrióloga, seguramente lo haces porque no tienes nada qué hacer, yo creo que le va mal en su trabajo y ahora quiere dedicarse a otra cosa, ¿con qué autoridad dices lo que dices si no eres psicóloga, ni maestra, ni pastora? ¿Qué quieres lograr con todo esto?, estas invirtiendo demasiado tiempo en algo por lo que nadie te paga, ahora resulta que todo mundo quiere ser influencer, YouTuber, podcaster y escribir libros. ¡Qué va! 


Tal parece que nadie cree en ti, cuando te decides por algo. Si tu idea no se parece a la mía, no creo que tenga éxito. Si tu proyecto no es algo que yo haría no tengo porqué apoyarlo. Si tu idea ya existe, fracasarás. Si te va bien diré que fue suerte. Si tienes seguidores diré que los manipulaste. Y bueno al parecer es más fácil destrozar, criticar o restar que construir, sumar o aportar. 

¿Te imaginas vivir al revés, rodeado de personas que creen en ti, que te animan, que te impulsan, que te apoyan e invierten en tus proyectos? Creo que el mundo estaría lleno de oportunidades y de gente increíble haciendo cosas extraordinarias. 


Sin embargo, al igual que en las películas de Disney, toda historia tiene un villano, o varios, y este mundo no es la excepción. 

 

El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir; Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia. Juan 10:10 NVI 


El ladrón de la crítica y la envidia 

Un día José tuvo un sueño. Cuando se lo contó a sus hermanos, ellos lo odiaron aún más. Genésis 37:5 


Me pregunto qué hubiera pasado si José nunca hubiera contado sus sueños, supongo que él decidió contarlos por qué para él era algo bueno y quería compartirlo con las personas que más amaba y a quien más confianza les tenía, nunca se imaginó que su familia lo tomaría a mal, dudaría de él y mucho menos que podrían llegar a odiarlo. Es triste pensar que aún tu propia familia tenga tan poca confianza en ti o que te tengan envidia por lo que puedes llegar a ser, que feo pensar que alguien haría todo lo posible para que el sueño de Dios para tu vida no se cumpla, y aquí es donde empiezan a querer destruirte con sus palabras. 


 Sus hermanos protestaron:

    -¡Ahora resulta que vas a ser nuestro rey y nuestro jefe!


Ahora resulta que quiere ser actriz, ahora resulta que se quiere ir a Francia a un curso de cocina, ahora resulta que quiere renunciar a su trabajo para cumplir su sueño de ser mamá. ¿Te suena familiar? 


Cuando les contó este sueño a su padre y a sus hermanos, su padre lo reprendió, y le dijo:

    -¿Qué clase de sueño es ése?  

    ¿Cómo crees que vas a hacer eso, de donde crees que vas a sacar las cosas? Qué tontería estás diciendo, solo a una loca se le ocurría eso, ¿qué no te das cuenta de lo que ha pasado con otras personas que han intentado lo mismo? 


    José siguió buscando a sus hermanos, y allá los encontró. Cuando ellos lo vieron acercarse, se pusieron de acuerdo para matarlo.  Unos a otros se decían: ¡Vaya, vaya! ¡Aquí viene ese gran soñador!  Vamos a matarlo y a echarlo en uno de estos pozos, y diremos que algún animal feroz se lo comió. ¡Ya vamos a ver si se cumplen sus sueños! Génesis 17-20 NVI 


    Se burlarán de ti, querrán matarte a ti y a tu sueño, para algunos que han querido cambiar y revolucionar el mundo la muerte sí ha ocurrido en sentido literal, pero si no, buscarán tu muerte espiritual. Querrán enterrarnos o aventarnos a un pozo para que no salgamos jamás, querrán hacer cómo que no existimos y que el mundo no nos conozca, inventarán cosas de nosotras, harán chismes y rumores falsos en nuestra contra. 


    Mataron entonces un cabrito, y con la sangre del cabrito mancharon la capa de José.  Luego le llevaron la capa a Jacob, y le dijeron: — ¡Mira lo que encontramos! Nos parece que es la capa de tu hijo. Jacob la reconoció, y lleno de dolor gritó: — ¡Sí, es la capa de mi hijo! ¡Seguramente algún animal feroz lo hizo pedazos y se lo comió! Génesis 37: 31-33 


    Con mentiras querrán manchar tu testimonio, acusarte injustamente, quitarte tu posición, cambiar tu identidad y desvalorizarte, pero te digo algo: ¡no lo lograrán! 


    José nació con algo especial, todos lo podían ver, por algo era el favorito de su papá, por algo lo amaba más que a los demás, por algo halló gracia delante de Faraón, por algo se ganó la confianza del carcelero, por algo y después de todo José se quedó a cargo de una nación. Tu destino no está en la boca de la gente, está en la boca de Dios. Él es quien ha determinado lo que hará con tu vida, has nacido con un brillo y una luz especial, a muchos les molesta tu brillo y por eso han intentado apagarte, pero tú no puedes negar quien eres, Dios hará resplandecer Su rostro sobre ti y brillarás como las estrellas del firmamento. 


    Los sabios resplandecerán tan brillantes como el cielo y quienes conducen a muchos a la justicia brillarán como estrellas para siempre. Daniel 12:3 NTV 


    El ladrón del miedo 

    Estoy segura de que Dios ha hablado una palabra a tu vida, estoy segura de que sabes que tienes un propósito único y especial, si aún no sabes cuál es o no lo has descubierto no significa que no lo tengas, ya que de ser así, no estarías en esta Tierra. Pero ciertamente, aquello que Dios nos ha encomendado muchas veces puede ser tan grande que nos parece aterrador e incluso imposible de hacerse realidad, mucho menos siendo nosotras las elegidas. 

     Así le pasó a Jeremías, el profeta, cuando Dios habló sobre su vida: 


    La palabra del Señor vino a mí: antes de formarte en el vientre, ya te había elegido; antes de que nacieras,  ya te había apartado; te había nombrado profeta para las naciones. Jeremías 1:4-5 NVI   


    Que miedo que Dios me diga que voy a ir a hablar (si ni sé hablar bien y me da pánico hablar en público), que miedo que Dios me vaya a enviar a las naciones si nunca he salido de mi país, jamás me he subido a un avión, que miedo que vaya a ser profeta, que tal si me equivoco o más bien creo que Dios se equivocó conmigo. Mira lo que contestó Jeremías:  


    Yo le respondí: ¡Ah, Señor mi Dios! ¡Soy muy joven, y no sé hablar! Jeremías 6 NVI 


    Bueno, pretextos hay miles ¿no? y miedos millones, miedo a fracasar, a hacer el ridículo, a perder frente a alguien mejor, al qué dirán , a no saber manejar o enfrentar los problemas, miedo al futuro , a lo incierto, a lo desconocido , miedo a no ser nadie, a ser criticada, etc. Mira lo que Dios le respondió: 


    Pero el Señor me dijo: No digas: “Soy muy joven”, porque vas a ir adondequiera que Yo te envíe, y vas a decir todo lo que Yo te ordene. No le temas a nadie, que Yo estoy contigo para librarte. Lo afirma el Señor. Jeremías 7 


    Quisiera decirte que tus miedos van a desaparecer algún día, quisiera que los míos también desaparecieran, pero no creo que eso llegue a pasar, seguramente se irán algunos pero llegarán otros, tal vez el miedo me acompañe a lo largo de mi sueño pero NUNCA va a ser mayor que él. Tal vez el miedo esté presente pero NO va a dominarme, tal vez ponga mil pretextos pero NUNCA serán más fuertes que la palabra que Dios ha hablado sobre mi vida, tal vez haya un villano o muchos que quieran destruirme pero de todos me librará el Señor, incluso de mí misma si es necesario. 


    Piensa en ese sueño que está latente en tu interior, piensa en aquella palabra que Dios te ha dado, ¿qué es lo mejor y lo peor que puede pasar? ¿Cuánto tiempo me tomará saber si la decisión fue buena o mala? ¿Prefiero intentarlo aunque corra el riesgo de no lograrlo y pueda perder recursos (tiempo, dinero, esfuerzo, etc.) y aprender en el proceso, o prefiero no arriesgar y vivir con la incertidumbre de lo que pudo pasar si lo hubiera intentado? 


    Quiero decirte lo que a mí me hubiera gustado que me dijeran, lo que quisiera escuchar todos los días y lo que siempre pienso que les diré a mis hijos: 


     Creo en ti, aún si nadie más lo hace yo creo en ti. Creo que puedes ser lo que quieras ser, lograr lo que te propongas y llegar tan alto como quieras. Creo en Dios y creo en lo que Él ha dicho que hará contigo. Lo estás haciendo bien, muy bien, aunque el sueño parezca lejano tú sigue intentando, no te canses, sigue esforzándote, valdrá la pena cada minuto invertido, te lo prometo; aún si tienes que sacrificar cosas, aún si eso implica que tengas que vivir una vida diferente al resto de las personas, aún si eso da pie para que te critiquen y se burlen de ti, guarda la esperanza en tu corazón, la esperanza de que algún día llegará, algún día será, algún día existirá. 


      Aún no ha llegado el momento de que esta visión se cumpla; pero no dejará de cumplirse. Tú espera, aunque parezca tardar, pues llegará en el momento preciso. Habacuc 2:3 


    Enrique Aguilar te diría: “el miedo mata más sueños que lo que el fracaso nunca hará.” 

    Si dejas salir todos tus miedos, tendrás más espacio para vivir todos tus sueños. Inténtalo, arriésgate, sigue creyendo, sigue siendo esa mujer llena de sueños, esa loca que cree que puede hacer una diferencia en este mundo, aquella que sabe que guarda dentro de sí un milagro, esa joven fuerte y apasionada que trabajará todos los días por ver sus sueños cumplidos. 

    Ahora guardemos un minuto de silencio por todos los ladrones que morirán antes de robarse nuestros sueños. Ningún soñador es pequeño y ningún sueño es demasiado grande.


    Con cariño sincero, Tania 

Si prefieres escuchar, haz click aquí: 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *