La verdadera belleza

Peinado

La verdadera belleza 

Se acuerdan que les conté en el tema https://www.corazondediamante.com.mx/la-segunda-la-tercera-y-las-mil-oportunidades/la primera vez que salí con el que ahora es mi esposo, cuando aún sin conocernos me dijo que le gustaba y que quería salir conmigo; y lo primero que le respondí fue: ¿Por qué yo? 


Una de las razones que me dijo fue: “tienes una combinación de belleza interna y externa que no he encontrado en nadie más”. Honestamente no sé por qué me lo dijo, la externa lo entiendo porque es la parte visible y supongo que si te gusta alguien y no la conoces es porque te gusta físicamente, pero ¿por qué habría dicho interna si no me conoce? – pensé. 


Recordar esto me hace pensar en la frase más trillada que hemos escuchado: “la verdadera belleza está en el interior.” No siempre es fácil creer esto, sobre todo cuando tienes una mala imagen de ti misma, una mala relación con tu cuerpo, una baja autoestima y un pobre autoconcepto. 


A veces me suena a la típica frase que te decía tú mamá para consolarte cuando eras adolescente, y querías hacerte mil arreglos  para parecerte a alguien más porque sentías que no le gustabas a nadie, o porque no tenías novio y tus amigas bonitas sí, o porque tenías un novio pero te cambió por alguien “más bonita que tú”. 


O que me dices de aquel hombre que te gustaba pero no era muy agraciado que digamos y en tu mente te forzabas a decir: “el físico no importa, lo que realmente importa es el corazón” y recordabas siempre la película de La Bella y la Bestia, y cómo Bella se enamoró  del corazón de un hombre atrapado en el cuerpo de una bestia, y vivías pensado en qué momento ese hombre que te caía muy bien, pero no se veía tan bien, tendría una transformación como la de Bestia, además te sentías mal de que te importara tanto el físico de una persona. 


Y siendo honestas, la realidad del mundo en el que vivimos nos orilla a esto. Es un poco contradictorio que usen ese tipo de frases cuando toda la mercadotecnia está inclinada a buscar, tener y mantener un físico perfecto. Tan sólo mira la cantidad de productos de maquillaje que existen hoy el día o todos los hacks de belleza que existen hoy en día para “vernos mejor”, extensiones de cabello, extensiones de pestañas, microblading, uñas postizas, tintes, keratina para el cabello y la lista sigue. 


Las cirugías plásticas y estéticas han aumentado en un 20% en los últimos años, las clínicas de medicina estética también, y qué decir de la industria de suplementos como el colágeno, los gimnasios, los tratamientos reductivos, etc. Las redes sociales están inundadas con fotos de mujeres hermosas y “sin imperfecciones”, y hasta en el mundo laboral probablemente contraten a alguien que tenga una mejor imagen, que a alguien que no la tenga, aunque tenga más talento y mejores habilidades. 


Es triste, pero es la realidad. 


No me mal entiendas, no creo que lo anterior este mal. En lo personal no tengo nada en contra de las cirugías plásticas ni de los tratamientos estéticos, y por supuesto que, al igual que a ti, también me gusta la moda, el maquillaje, también me pinto el cabello y he usado extensiones, uñas postizas y demás. Estoy a favor de que cuidemos nuestro cuerpo y nuestro aspecto físico, tan a favor que me dedico profesionalmente a eso, pero siempre desde un enfoque de amor propio y salud, no de negación y desprecio. 


Creo que ahí radica la diferencia, para todo lo que vayamos a hacer hay que partir de una base de amor. 


 Y todo lo que hagan, háganlo con amor. 1 Corintios 16:14 DHH 


Quiero cuidar mi cuerpo porque me amo, quiero verme y sentirme bien por amor a mí y ¿por qué no? Por amor a mi pareja también y a los que me rodean. 


También hay gustos y estilos, lo cual también está bien porque cada quien tiene su personalidad única. Por mi parte creo que soy un poco más sencilla y natural, pero si a ti te gusta arreglarte mucho ¡está súper!, seguramente eres de las que ayuda a arreglar a tus amigas sencillas como yo jaja. 


Pero bueno, en medio de este mundo un tanto superficial ¿en dónde cabe la belleza interior? ¿Qué es en sí la verdadera belleza? 


No sé si exista algún concepto universal para definirla, para mí tiene que ver con el Creador y Su creación. Creo que todo lo que Dios ha creado es bello en su naturaleza, aunque tal vez después nosotros lo descomponemos un poquito, y en nuestra percepción humana la belleza es algo subjetivo, por eso hablamos de gustos. 


También creo que, hasta cierto punto, la belleza interior puede llegar a sobrepasar a la belleza exterior, esa belleza que tiene que ver con el alma, con la mente, con el corazón y con el carácter de una persona. Esa belleza se trabaja, se construye, se cultiva y no es fácil de encontrar. 


 Proverbios 31 dice: ¿Quién podrá encontrar una mujer virtuosa y capaz? Es más preciosa que los rubíes. 


Aquí claramente podemos ver que no es fácil encontrar mujeres así, llenas de virtudes y con muchas capacidades. La palabra de Dios nos afirma que dichas mujeres son aún más hermosas y valen mucho más que las piedras preciosas. 


Estoy segura de que tú eres una de esas mujeres, llena de dones y talentos únicos. No te conozco, pero seguramente eres muy buena para cocinar o cantas muy bonito o eres experta en matemáticas o eres muy administrada y llevas muy buen control de las finanzas de tu casa. Tal vez eres gimnasta o bailarina, o sabes escuchar muy bien y las personas buscan tu consejo, y todo eso te hace única y especial. Todas estas virtudes y talentos forman parte de tu belleza inigualable y te hacen una mujer ejemplar. 


Existen 3 aspectos, que en lo personal considero son esenciales en nuestra belleza interior.


  1. Tu sonrisa
El corazón alegre se refleja en el rostro. Proverbios 15:13 NVI

  


Como pasé mucho tiempo llorando, Dios me prometió que cambiaría cada una de mis lágrimas por una sonrisa. Es por eso que en otros temas te he escrito que volverás a sonreír y que serás feliz, porque es algo que yo me preguntaba si acaso sería posible.


Cuando salía con mi esposo, él siempre me decía: “me encanta verte sonreír”, incluso me escribió “Detrás de tu sonrisa”   


  Detrás de cada rostro se esconden miles de historias, innumerables decisiones, un sinfín de luchas, quebrantos y alegrías. Muchas de ellas nunca tendrán testigos, ni serán recordadas en el tiempo, sino sólo en el cielo quedarán escritas. Pero estaré en muchas de ellas, como único testigo, buscando provocar una sonrisa en tu rostro porque encontré el valor detrás de ella. Detrás de tu sonrisa encontré la valentía y la fortaleza con la que has atravesado la vida. Encontré las luchas y quebrantos que no han podido borrarla de ti. Por eso la disfruto más, porque reconozco el costo de cada una: la experiencia de tu pasado, la fuerza de tu presente y la esperanza de tu futuro. Detrás de tu sonrisa encontré miles de historias, y una nueva que se genera cada día. Quisiera ser la historia de tu próxima sonrisa. Sigue sonriendo Tania.   


Sigue sonriendo (pon aquí tu nombre), porque, aunque han querido borrarte la sonrisa, tú sigues teniendo tu mayor atributo contigo, tu mejor arma contra la tristeza y un corazón alegre que se refleja en tu rostro. No hay nada mejor para brillar y destacar que una sonrisa, lucha por ella y mantenla en tu diario vivir. 

  

  1. Tu actitud
Una vez escuché por ahí ¿sabes cuál es la diferencia entre una supermodelo y tú? No es que sea bonita o más bonita sino que se CREE bonita y actúa conforme a eso. Igual creo a todas nos ha tocado ver o conocer a alguna mujer que a lo mejor tiene sobrepeso pero que tiene toda la actitud, confianza y seguridad en ella misma. ¿Por qué tu no? 


O esa mujer que apenas llega a una reunión y pone un buen ambiente, alguien con quien es agradable convivir, alguien que le pone esa chispa a la fiesta o a la oficina porque es una persona que tiene buena actitud. Podrás ver a esa supermodelo en la tele, pero no sabemos si tiene mal carácter y es difícil trabajar con ella, podrás ver a una mujer con muchos talentos pero si tiene una mala actitud probablemente ocasione muchos conflictos y no llegue muy lejos. 


En cambio, una buena actitud siempre te abrirá las puertas  


 

  1. Tu sabiduría
La sabiduría ilumina el rostro de una persona; suaviza la dureza de sus facciones. Eclesiastés 8:1 NTV


 

No es lo mismo ser inteligente o tener mucho conocimiento humano, que ser sabia. Por supuesto que una mujer inteligente también es bastante atractiva, pero la sabiduría viene de lo alto y en lo personal creo que es algo que tenemos que estar buscando y pidiendo constantemente a Dios. 


Para mí, la sabiduría es como un tesoro escondido, es como esa perla que tengo que ir a buscar al fondo del mar, pero la mejor parte es que está disponible para nosotras. 


Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará. Dios es generoso y nos da todo con agrado. Santiago 1:5 


Para ser sabias seamos mujeres que temen a Dios, ese es el punto de partida. 


El principio de la sabiduría es el temor de Jehová. Proverbios 1:7 RV60 


Ser una mujer sabia te añadirá belleza, una belleza real y verdadera, no una belleza pasajera y que se esfuma con el tiempo. 


El encanto es engañoso, y la belleza no perdura, pero la mujer que teme al Señor será sumamente alabada. Proverbios 31:30 NTV   


Así que la próxima vez que vayas a salir y te estés arreglando ponte un vestido elegante de pureza, un abrigo con la mejor actitud y unos tacones de fortaleza. 

Hazte un peinado lindo que lleve una diadema de sabiduría y agrega una extensión de humildad. 

Alarga tus pestañas con un rímel lleno de visión y añade un toque de color a tu rostro con un rubor de integridad.  

Píntate los labios con el color de una sonrisa y llena tu boca con palabras de amabilidad. 

Píntate las uñas con un diseño de servicio y que tu accesorio favorito siempre sea la Palabra de Dios. 


Y por sobre todas las cosas recuerda que eres una mujer verdaderamente bella, valiosa más que las piedras preciosas, escogida y parte de la realeza por ser Hija de un Rey. 


 Fuerza, actitud, sabiduría y un corazón alegre, eso es la verdadera belleza.      

Si prefieres escuchar, haz click aquí: 

Un comentario en «La verdadera belleza»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *