¡Cumplí 30!

viñedoblog

¡Cumplí 30! 

RESET DE VIDA
 

En esta vida todo tiene su momento; hay un tiempo para todo:

 Hoy nacemos, mañana morimos; hoy plantamos, mañana cosechamos; hoy herimos, mañana curamos; hoy destruimos, mañana edificamos;  hoy lloramos, mañana reímos; hoy guardamos luto, mañana bailamos de gusto;  hoy esparcimos piedras, mañana las recogemos; hoy nos abrazamos, mañana nos despedimos; hoy todo lo ganamos, mañana todo lo perdemos; hoy todo lo guardamos, mañana todo lo tiramos; hoy rompemos, mañana cosemos; hoy callamos, mañana hablamos; hoy amamos, mañana odiamos; hoy tenemos guerra, mañana tenemos paz. Eclesiastés 3

 

  Todos los cumpleaños son importantes, pero siento hay edades que marcan una diferencia, tal vez los 15 cuando haces una celebración especial y ya te empiezas a sentir más mujer, o qué me dices de los 18 cuando ya te sientes grande porque eres legal o cuando entras a una nueva década como los 20´s o los 30´s o la famosa crisis de los 40´s. 


Creo que cada etapa tiene su toque especial y de disfrute, algunas edades nos traen consigo crisis, ya voy a entrar a la universidad y no sé qué estudiar, ya tengo 28 y no me he casado, cumplo 35 y aún no tengo hijos, tengo 40 y no tengo trabajo ni una casa propia, a mis 32 y todavía no he viajado lo suficiente, y bueno un sinfín de ejemplos más. No sé si porqué siempre nos estamos comparando con la vida de los demás, con sus logros y con lo que tienen, no sé si la sociedad nos ha impuesto “ciertas metas que cumplir a tal edad” y si no las hemos alcanzado creemos que vamos tarde, que ya se nos pasó el tren o que algo está mal con nosotras. Si tuviste hijos joven te sientes adelantada, total que pasamos la vida luchando contra un reloj imaginario que en realidad nadie nos ha impuesto más que nosotras mismas y eso nos hace sentir infelices y frustradas.     
 
Éste año cumplí 30, sí sí ya sé que ya empieza a sonar demasiado pero en realidad estoy súper joven. Siempre me imaginaba los 30 como la mejor edad y la plenitud de la mujer. Me imagino que en los 30´s ya eres más estable, tienes una economía sólida, conservas buenas amistades, tienes un negocio propio o un buen puesto de trabajo, probablemente sigas soltera pero eres una soltera codiciada, probablemente estás casada pero eres felizmente casada, probablemente tengas hijos pero eres una “super fit mom”, seguramente ya te has vuelto una experta en la cocina (y en la cama), bueno… creo que vi muchas veces la película de “Thirthy, Flirty and Thriving” jaja y de ahí se me quedó la idea. 
 
Si me preguntas cómo me siento con mi vida hasta ahora, te diría que me siento en paz, tranquila con lo que he hecho, con lo que he vivido, con lo que tengo y con lo que soy. Yo la verdad siempre pienso en ¿qué pasaría si me muriera ahorita? y casi siempre me respondo que: está bien, he tenido una vida feliz, la he aprovechado al máximo, no siento que me hagan falta cosas, me siento satisfecha con mi vida hasta ahora y podría morirme feliz y en paz. 
Ahora, esto no significa que no siga anhelando cosas, mientras haya vida en mí, siempre querré seguir superándome en todas las áreas de mi vida, así que por supuesto que sí tengo muchos sueños aún , mucha fuerza y energía y mucho que dar. Mis aspiraciones han ido cambiando con los años y creo que eso es normal, ahora tengo metas que antes ni siquiera me planteaba y sueños más grandes pues otros ya los he alcanzado. 
 
Si te soy honesta, en este punto de mi vida tengo todo lo que siempre he deseado. Profesionalmente siempre soñé con ser independiente y tener un negocio propio y hace más de 5 años que fundé una clínica de Nutrición-Psicología con mi hermana en la cual me gusta mucho trabajar. En cuanto a mi vida personal sí me imaginaba casada, porque me gusta mucho la vida en pareja y la idea de un hogar, el cual ahora tengo y me encanta. Amo a mi esposo y me gusta mucho mi casa y trabajar en ella. Amo la ciudad en donde vivo, aunque no es la ciudad donde nací, Mérida me ha dado tantas cosas, es una ciudad hermosa llena de historia y cultura, con mucho qué ofrecer, muchos lugares que visitar, muchas cosas por hacer, gente muy linda y sobre todo una ciudad de paz, algo que se valora demasiado en estos tiempos. Me encanta viajar y gracias a Dios, he tenido la oportunidad de viajar mucho y conocer varios países y ciudades. 
 
Siempre decía que cuando cumpliera 30 quería irme de viaje a Nueva York, tipo Sex and the City (ok, creo que ya tengo que dejar de ver tantas películas ja, ja) pero como estos últimos años han estado un poco complicados para viajar al extranjero por la pandemia, tomé la opción de buscar algún destino nacional que no conociera y elegí Valle de Guadalupe en Baja California y estuve dos días recorriendo varios viñedos en la Ruta del Vino. 
En el segundo día tomamos un tour en un viñedo (ni te creas que soy de tomar vinos y eso) pero me gusta mucho conocer, aprender y vivir nuevas experiencias. Ahí nos explicaron sobre el proceso de elaboración del vino y nos contaron una historia que me gustó mucho y te quiero platicar a continuación. 
 
En el año … (no recuerdo cuál la verdad), se perdió el 80% de la cosecha de uvas, lo cual fue una gran tragedia que se convertiría en pérdidas productivas y económicas para dicho viñedo. Al ver ésta situación, los dueños tenían que buscar un Plan B, así que decidieron comprar 5 tipos de uvas diferentes a distintos viñedos de alrededor de la zona para elaborar la producción de vino de ese año. ¿Cuál fue su sorpresa? que lo que al principio pudo ser su peor tragedia se convirtió en su más grande éxito. La mezcla y la combinación de esos 5 tipos distintos de uva fue lo que creó uno de los mejores vinos de la zona y del año; el cuál actualmente es su mejor producto y que lleva por nombre Plan B. La etiqueta de la botella dice esto:
 

Plan B, es la respuesta, es el camino,

ese que pudieras haber tomado pero debías guardarlo para cuando estuvieras preparado,

para cuando la vida te agarra desprevenido, y entonces llegas al lugar correcto,

donde debías estar desde el principio.

 

Con todo esto solo quiero decirte que estás y estamos en la mejor edad, en edad de tropezar, de perder, de fracasar, de desordenar y volver a ordenar, de errar pero también de aprender, descubrir, soñar, amar, creer, avanzar y respetar, disfrutar, vencer, caminar y progresar ¿sabes por qué? Porque estamos en edad de cambiar. 
 
Cada año trae consigo una nueva oportunidad, de dejar el pasado atrás, de hacer morir aquello que no nos gusta y de hacer crecer lo nuevo dentro de nosotras. Honestamente no sé qué vendrá para mí en esta nueva etapa de vida, pero me emociona pensarla y abrazarla con valentía, ya no me da miedo el futuro, pues sé que tengo un futuro seguro en Dios y que pase lo que pase conmigo y en mi vida, Él siempre va a estar conmigo, todos los días hasta el fin del mundo. 
 
Te conté que he tenido una vida maravillosa y que me siento muy afortunada con lo que he vivido hasta ahora y muy bendecida con lo que tengo, pero eso no significa que siempre me ha ido bien o que siempre he sido feliz ¡NO! también he sufrido mucho, me han roto el corazón, he perdido, me he caído y he tenido momentos muy difíciles, sin embargo, para todas esas cosas existe un Plan B. 
 
Si te equivocaste, no te preocupes, Dios tiene un Plan B para llevarte “al lugar correcto, donde debías estar desde el principio”. Si ocurrió una tragedia en tu vida que te marcó para siempre, Dios convertirá esa tragedia en tu mejor vino. Tú vida no está perdida, tu vida apenas comienza, tengas la edad que tengas, tus mejores años aún están por venir. 
Aún no has dado tu mejor beso, ni hecho tu mejor viaje. Aún no has tomado tu mejor foto ni entregado tu mejor proyecto. Aún no has escrito tu mejor tema ni dado tu mejor conferencia. Aún no has hecho tu mejor venta ni cocinado tu mejor platillo. Aún no has dado tu mejor adoración ni entregado lo mejor de ti. ¡Aún te queda vida, te queda tiempo, VIVE! 
 
Si no te gusta cómo ha sido tu vida hasta ahora, ¡CAMBIA! ¡MUÉVETE!, llegó la hora de RESETEAR tu vida, cualquiera puede comenzar ahora y crear un nuevo final. Aprende, desaprende y reaprende, haz una pausa, analiza, si es necesario echa un poco de reversa, pero no para retroceder sino para agarrar vuelo y finalmente emprende una nueva aventura, comienza una nueva historia, la que quieras, si aún no sabes qué título ponerle empieza así:

 

Mi nueva vida

Capítulo 1 …

 

Ya muero por leer tu libro.

 

Con cariño sincero, Tania.

Si prefieres escuchar, haz click aquí: 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *